Un mar de preguntas

El siguiente artículo ha sido escrito por Armando Abraham, un amigo deportista, coach y mucho más.
Y es que Armando es un apasionado surfista y entrenador personal que nació en Puerto La Cruz, Venezuela. Como ciudadano del mundo su pasión por los deportes, el surf y la aventura lo han llevado a viajar y surfear en lugares increíbles como Nigeria, Sudáfrica, Ghana, República de Benin, Francia, Portugal, etc. Actualmente vive en Madrid, donde estudia Coaching Deportivo en la Universidad Camilo José Cela, entrena a personas para que desarrollen al máximo sus capacidades, y sigue descubriendo buenas olas por la costa europea.
Continuar leyendo

El poder de las decisiones

¿Recuerdas cuándo fue la última vez que tomaste una decisión de ésas que te puede cambiar la vida? Puede que fuera algo relacionado con tu trabajo, tu pareja actual, el lugar donde vives, la paternidad/maternidad, etc…

¿Qué te hizo llegar a ese punto en el que se abrieron ante ti nuevas posibilidades, nuevos caminos en los que se podía diversificar tu vida?

¿Huías de algo que ya no te gustaba o ansiabas lograr algo nuevo? Desde dónde se toma una decisión afecta a la actitud con la que vives el proceso, al proceso en sí y a los resultados del mismo. No es igual alejarse de algo que no ya quieres que acercarse a lo que sí quieres.  La motivación en un caso es destruir y acabar con lo que ya no deseas.  En el otro,  construir y crear lo que sí ansías.

¿Qué relación existe entre esa gran decisión tomada y tus valores y prioridades? ¿Elegiste pensando en ser coherente contigo o buscabas agradar a otros? ¿Eligió tu miedo o eligió tu libertad?

Tener este conocimiento sobre cómo tomas decisiones importantes te dará muchas pistas para empezar a cuestionarte cómo tomas esas otras decisiones cotidianas que quizá no te cambien la vida de la noche a la mañana, pero que mantenidas en el tiempo y convertidas en hábitos, pueden tener el mismo impacto vital que divorciarte, tener hijos o mudarte al extranjero.

Todos somos resultados de nuestras decisiones. Decidir supone  elegir la respuesta ante cualquier situación y aceptar las consecuencias que se deriven.  Por lo tanto, decidir implica:

1) Responsabilidad para escoger entre varias opciones,

2) Aceptación de las consecuencias. Porque como decía el profesor y escritor Stephen  Covey : “Cuando uno recoge una punta del palo, también recoge la otra”.

Mi invitación de hoy es que empieces a prestar más atención a tus decisiones: a las que tomas  y que no tomas;  para que desde ese conocimiento veas hasta qué punto eres el capitán de tu vida.

Alguien dijo “Si no tomas decisiones, otro las tomará por ti y no pensará tanto en tu felicidad como tú mismo”. Yo comparto esta opinión.

Cuando decides puedes fallar. Cuando decides puedes ser criticado. Cuando decides, toca pasar a la acción y ello implica esfuerzo y como todo cambio, incomodad e incluso miedo.  Por eso muchas veces las personas tendemos a retrasar la toma de decisiones. Pero ¡ojo!, si las retrasas tanto puedes dejarte guiar por otros capitanes y llegar a un destino que en nada se parezca a aquél en el que deseas permanecer. Entonces, entras en crisis y sólo parece quedar la opción de huir y destruir en vez de acercarte y construir.

¿De veras tienes tanto miedo como para no elegir ahora lo que quieres en tu vida? Si no es miedo, ¿qué te impide hacerlo? Sin excusas, sin quejas, toma decisiones y pasa a la acción.

Te dejo 5 estrategias que te ayudarán a movilizarte y empezar a tener otros resultados:

1) Dedica tiempo para ti. Haz una pausa todos los días para descansar, para pensar, para reunirte contigo mismo. Pregúntate cómo estás hoy, qué quieres tú en este momento de tu vida (y no otros). Reconócete tus dones y talentos, y cerrando los ojos imagina la vida que deseas. Permítete este encuentro diario contigo. Conocerte mejor te permitirá conectar con tu pasión, con tu esencia e ir dejando atrás el piloto automático.  Se trata de un tiempo para ser, no para hacer.

2) Conoce tus valores y prioridades. ¿En qué medida tu comportamiento es coherente con ellos? ¿Dónde está tu foco: en lo importante o acaso en lo urgente? “Cuando tus valores son claros para ti, tomar decisiones se vuelve más fácil” (Roy E. Disney), ¿qué te sugiere esta frase?

3) Busca tu “para qué”. Cuando llegue el momento de elegir, pregúntate: ¿para qué elijo esto? ¿Cuál es el objetivo que pretendo alcanzar con esta decisión? Lo que eliges, ¿tiene que ver con lo que realmente quieres  o te dará más de lo mismo?  Quizá descubras que muchas decisiones son tomadas en función de las  expectativas de otros o que son más propias de tu “yo pasado” que de tu “yo actual”.  Si es así,  ¿qué vas a decidir ahora?

4)  Piensa en lo que ganas y en lo que pierdes. Tomar una decisión te saca de donde estás y te lleva a otro sitio. En ese otro sitio: ¿en quién te conviertes? ¿Qué haces? ¿Qué tienes? ¿Qué aprendes? Recuerda, tomar una decisión implica aceptar sus consecuencias, tenlas también en cuenta.

5) Identifica qué te impide tomar decisiones.  ¿Es el miedo? El mejor antídoto contra el miedo son el amor y la confianza:

  • El amor a lo que quieres para ti, el amor a lo que quieres para otros, el amor a tu contribución en el mundo, el amor a tu esencia.
  • La confianza basada en el autoconocimiento adquirido en esos encuentros contigo mismo.  La confianza en que tu “para qué” es coherente con tus valores y prioridades.

Amor y confianza te darán la fuerza suficiente para coger al miedo de la mano y pasar a la acción. No desparecerá pero se hará más pequeño y podrás avanzar.

Para terminar quiero compartir un vídeo de Mario Alonso Puig, médico y coach, que empieza con una frase tan sugerente como: “ No sucede nada en nuestra vida si no decidimos que suceda. Las decisiones nos construyen o nos destruyen”.  Te animo a que lo veas para indagar un poco más en qué creencias están afectando a tu toma de decisiones. Y recuerda, si no te gusta dónde estás, ¡Muévete!

 

Coaching para el Cambio en Madrid

Felicidad laboral: ¿a dónde te llevan tus elecciones?

Habitualmente dedicamos muchas horas de nuestra vida al trabajo. Desempeñar una labor acorde a nuestros valores, que nos guste, que se nos dé bien y que aporte valor a otros, marca la diferencia entre la realización y la infelicidad.

Si sabes que donde estás no es donde quieres estar, que tu salud física y emocional se están viendo comprometidas,  ¿a qué esperas para elegir algo diferente? ¿Acaso a que otros como tu jefe, la empresa o la economía decidan por ti? Si es así, si delegas en otros y no haces nada, ¿qué te hace pensar que tu situación laboral va a cambiar?

Continuar leyendo

Estrés III: Estrategias para prevenir y combatir el estrés

En posts anteriores expliqué qué era el estrés y cómo había una respuesta adaptativa a situaciones estresantes y otra que no.

Para evitar que el estrés se te vaya de las manos, causándote problemas físicos, emocionales e incluso de relación con otros, he preparado un decálogo anti-estrés. Son 7 formas para prevenirlo o para combatirlo una vez que se haya instalado. Hablo solo de 7, pero en realidad hay muchas formas, muchos caminos para conseguir el equilibrio entre activación-descanso y para volver a la calma. Continuar leyendo

¡Deja tus pensamientos en casa! 5 técnicas para disfrutar plenamente estas vacaciones

¿Te ha pasado alguna vez que sabes que has vivido algo porque los amigos te lo cuentan o porque hay fotos que lo demuestran? Lugares o conversaciones de las que no te acuerdas, personas con las que has hablado y que ahora afirmas que son desconocidas, comidas que no sabes bien a lo que sabían… Si esto te sucede con frecuencia, ¿podrías decirme dónde estabas en cada instante?

Continuar leyendo

El gran reto de educar a los hijos

El rol de padres es complejo y de una gran responsabilidad pues implica ser cuidador, educador, enfermero, entrenador, profesor, cocinero, y mucho más.  No existen fórmulas mágicas para ser padre o madre. En ocasiones tendemos a creer que el AMOR hacia los hijos será suficiente para que crezcan felices, pero la experiencia de muchos padres que viven procesos coaching conmigo me demuestra que no lo es.

Continuar leyendo

Estrés II: Estrés positivo, ¿cómo es posible?

Una vez que ya sabemos qué es estrés y qué  lo diferencia de la ansiedad, en este post hablaré de las dos caras del estrés.

Continuar leyendo

Estrés I: ¿Qué es realmente esto que siento?

Estrés, ansiedad, angustia,… Es frecuente que en nuestro día a día utilicemos cualquiera de estos términos indistintamente para referirnos al malestar emocional y físico que experimentamos ante situaciones reales o imaginarias que interpretamos de riesgo hacia nuestra salud (mental, emocional, física) o hacia nuestros objetivos.

Continuar leyendo

5 hábitos para el éxito

¿Es posible entrenarse para tener éxito? Éxito entendido como alcanzar el resultado deseado, logrando bienestar y satisfacción personales y un cierto nivel de reconocimiento del entorno.

Continuar leyendo

¡Silencio, por favor!

Facebook, Twittter, Instagram, Youtube, LinkedIn, Vine, Snapchat.

Email, Whatsapp, Apps, …

Smartphone, tablet, portátil,  PC …

Radio, TV, Spotify…

Llamadas de teléfono, informes, presentaciones, periódicos,…

Un buen listado, ¿no? ¿Te has fijado en la cantidad de información a la que diariamente estamos expuestos? A veces abruma. Recibimos tanta, que resulta difícil analizarla, distinguir la útil de la superflua y tomar decisiones en consecuencia. Esto hasta tiene un nombre: “infoxicación”, información en exceso que lejos de ayudar, intoxica.

Intoxica porque a veces es contradictoria, porque se queda obsoleta rápidamente y porque exige una respuesta casi inmediata. Genera un ruido constante que puede provocar distracción, estrés a tu mente y un alejamiento de lo que verdaderamente es importante para ti. Si sientes que te resulta difícil organizar tu tiempo y priorizar, porque no sabes a qué información atender primero, ¿qué tal si buscas un poco de silencio?

 

Te propongo unos sencillos ejercicios para escapar del ruido exterior y escucharte.

1.- Proponte cada día un objetivo. Escoge un momento de la mañana para reflexionar sobre el tema (o tema) en el que vas a poner tu foco a lo largo del día. Basta con 5 o 10 minutos. Ese tema se convertirá en tu prioridad y sobre el llevarás tu atención.  Cuánto más relacionado esté el tema con tus valores y propósito de vida, más sencillo te resultará estar enfocado porque vivirás en coherencia.

Una vez identificado el tema, escribe en un cuaderno tu objetivo de  la forma más específica posible y lista las tareas concretas relacionadas con él que sí harás ese día. De esta manera ya estarás planificando tu día desde por la mañana. Es importante que las escribas, y no solo que las pienses, porque al escribir das estructura al pensamiento, y el simple hecho de elegir palabras hace que conectes con emociones, imágenes, sensaciones físicas, etc. que te vincularán más con lo que quieres conseguir.

2.- Recuérdate el objetivo. Usa notas, post-its  o lleva contigo pequeños objetos que te hagan regresar al objetivo diario cuando el ruido te envuelva. Si te descubres a ti mismo atrapado por emails, llamadas o leyendo en Internet sobre algo que nada que tiene que ver con tu objetivo, reevalúa, y si tu objetivo de la mañana sigue siendo lo más importante, vuelve al él.

3.- Usa listas. Si a lo largo del día surgen tareas  que se pueden posponer o delegar y que no quieres que se te olviden, anótalas para luego “agendarlas” o encargárselas a alguien. Lo que está escrito ya no está en tu mente haciendo más ruido. Cuando quieras podrás recuperar todo lo apuntado para organizarlo simplemente leyendo tu cuaderno.

4.- Fíjate horarios libres de ruido. ¿Qué tal si apagas el móvil y la TV a ciertas horas? ¿Cómo sería una comida sin estar pendiente de los Whatsapps? Seguro que te sabría mejor. Los padres muy frecuentemente ponen horarios a sus hijos pensando en su salud. ¿Y si piensas un poco en la tuya y dedicas tu tiempo a lo que aporta (objetivo) y no a lo que distrae e intoxica?

5.- Un día cada día.  Prueba a estar presente en el presente. Cuando tu mente se vaya al mañana o al ayer usa tus notas o post-its para recordarte el objetivo de hoy.

6.- Respira. Si tu cuerpo  o tu mente te avisan (no puedes concentrarte, tienes palpitaciones, recibes varias peticiones urgentes a la vez, te ves a ti mismo “perdiendo el tiempo”, etc.) ayúdate de la respiración para calmarlos y volver al silencio. Para ello, cierra los ojos si puedes. Haz varias respiraciones profundas seguidas, y acompaña la exhalación con una ligera sacudida de brazos y hombros mientas visualizas mentalmente esos recordatorios y tu cuaderno con el objetivo del día. Ahí es donde quieres tener el foco, no en otro sitio.

7.- Di que no. Practica fórmulas amables de: “Por favor, no molestar”.

8.- Revisa tus notas, repasa tu día y cierra el cuaderno.  Al final del día, en el momento en que tú elijas, vuelve a dedicar unos minutos a revisar tu objetivo y tus tareas. Tacha lo que ya hayas cumplido y felicítate de por ello. Cierra el cuaderno hasta la mañana siguiente. Recuerda, te fijaste horarios libres de ruido. El cuaderno es una ayuda, no lo conviertas ahora en una nueva distracción. Deja espacio para tu descanso mental.

 

¿Cómo crees que te sentirías si probaras a hacer estos 8 ejercicios durante toda una semana? ¿En qué medida esta rutina te ayudaría a gestionar el tiempo, reducir el estrés y mejorar tu salud?

El historiador británico Thomas Carlyle decía: “El silencio es el elemento en el que se forman todas las cosas grandes”.  Si estás permanentemente envuelto en ruido corres el riesgo de dejar escucharte y que termines moviéndote al ritmo que marcan otros. Para antes de que suceda y decide por ti.

 

Coaching para el Cambio en Madrid